valencià | castellano
RSS

Noticias

El trabajo de Pau i Solidaritat en NicaraguaEl trabajo de Pau i Solidaritat en Nicaragua

12/04/2016

Desde sus inicios, la Fundació Pau i Solidaritat viene trabajando con organizaciones de trabajadoras y trabajadores del campo nicaragüense (sindicatos, cooperativas de productores/as y campesinos/as asociados/as) que luchan por mantener la propiedad de sus tierras y por incrementar sus rendimientos productivos y económicos en un contexto agravado por las políticas neoliberales.

La principal organización con la que hemos trabajado y continuamos trabajando en la actualidad es el Centro para la Promoción, la Investigación y el Desarrollo Rural y Social (CIPRES), una organización no gubernamental cuya visión es un modelo de bienestar que garantice solvencia económica de los/as productores/as con sostenibilidad ecológica, calidad de vida y relaciones sociales donde prevalezcan la igualdad de oportunidades y la integración participativa de las personas, organizaciones y comunidades.

En la actualidad estamos apoyando la ejecución de dos proyectos subvencionados por la Generalitat Valenciana en sus convocatorias de 2013 y 2014, en diferentes departamentos, Matagalpa y Jinotega, siendo importantes los avances que se están teniendo en su desarrollo.

En el Departamento de Matagalpa se está ejecutando el proyecto “Desarrollo productivo, Mejora Ambiental y Fortalecimiento organizativo de 7 cooperativas agrícolas”, el cual va dirigido a un total de 208 pequeños/as productores/as ( 133 mujeres y 75 hombres) de las 7 cooperativas ubicadas en el municipio de El Tuma-La Dalia. Lo que representa un total de 1.196 personas.

En el Departamento de Jinotega se está ejecutando el proyecto “Mejora de las condiciones productivas, nutricionales, higiénico-ambientales y organizativas de 70 familias en la comunidad de El Chimborazo. Municipio de Jinotega”, dirigido a un total de 70 productoras campesinas, lo que representa un total de 350 personas (190 mujeres y 160 hombres).

Matagalpa es junto con Jinotega, los departamentos que concentran una mayor población en situación de pobreza, y varias son las limitaciones en ambas zonas que condicionan el desarrollo humano. Entre ellas nos encontramos con baja accesibilidad de las familias a alcanzar los alimentos necesarios para asegurar la dieta diaria y por lo tanto para alcanzar la seguridad alimentaria, baja accesibilidad a contar con los insumos necesarios para activar la producción agrícola (semilla certificada, material vegetativo) y pecuaria (especies menores como aves, cerdos y producción de leche). Esto condiciona altamente la producción en cuanto a áreas y rendimientos productivos.

Y por otro lado nos encontramos con una serie de limitaciones y problemáticas, las cuales condicionan el avance en la mejora de las condiciones medio ambientales y de calidad de vida, tales como déficit de acceso al agua potable, contaminación fuentes de agua por desechos de café, agroquímicos y letrinas, contaminación ambiental por el mal manejo de los desechos y las escorrenterías de las aguas grises (provenientes de los lavanderos), daños al medio ambiente por el alto consumo de leña para cocinas y prácticas productivas no adecuadas.

Por ello, ambos proyectos se concentran en las siguientes líneas de acción:

1.- Aprovisionamiento de ganado menor (aves de corral) y semillas.

2.- Contribución a la seguridad alimentaria, a través del impulso a la producción diversificada y autosostenible: hortalizas, frutas, huevos, leche, carne de res, cerdo y ave.

3.- Contribución a la mejora de las condiciones higiénico-ambientales con la instalación de inodoros ecológicos para el tratamiento de las aguas negras, la descontaminación producida por las excretas humanas y su aprovechamiento para la reforestación, así como la conservación y mantenimiento de fuentes naturales.

4.- Fortalecimiento de prácticas agroecológicas, asociativas y autogestionarias, fomentando el reparto de tareas cotidianas entre hombres y mujeres que contribuyan a una transformación de las relaciones de género en el mundo rural.

5.- Fortalecimiento de las estructuras organizativas de las cooperativas, de forma que se potencie su liderazgo y adquieran las capacidades de autogestión, promoviendo la participación activa de la mujer y la gestión de recursos naturales.

Ambos proyectos se enmarcan dentro del Programa Productivo Alimentario que CIPRES viene desarrollando desde el año 1998, tras el paso del Huracán Mitch y que ha contribuido a mejorar las condiciones del campesinado nicaragüense. Dicho programa pretende apoyar a las familias campesinas para la capitalización y diversificación de sus parcelas, fomentando procesos productivos intensivos en trabajo, tecnologías de reciclaje a pequeña escala, estimulando procesos de integración económica y social, a través de la creación de redes familiares, cooperativas y de las organizaciones locales, basados en nuevos valores y revalorizando el potencial estratégico que tiene la mujer.